Recuperando la memoria de Rosa María Aranda

Fotografía de Rosa María Aranda tomada de la página en Facebook creada para mantener viva su memoria: aquí

Las montañas están hoy veladas por nubarrones grises y la lluvia es persistente por las calles de Jaca. Tiempo adecuado, pues, para recordar una de las actividades estivales que con más cariño guardamos en nuestra memoria. Fue durante la pasada feria del libro de Jaca. El homenaje a la escritora Rosa María Aranda. Para todos aquellos que no pudieron asistir, dejamos aquí algunos videos del evento.

En el seno del Ateneo Jaqués recibimos con admiración, alegría y asombro la obra de la escritora aragonesa Rosa María Aranda. Alegría, asombro y perplejidad al comprobar el injusto y absurdo olvido al que últimamente se ha sometido su obra. De alguna manera, queremos mantener vivo su recuerdo deseando que algún día podamos acceder a toda la obra inédita que espera en sus cajones ser rescatada de un ostracismo demasiado común entre los autores aragoneses, en su propia tierra. Con ese propósito trabajamos en el Ateneo Jaqués, junto a su hijo Alfonso de la Figuera Aranda, y así fue cómo salió adelante el homenaje ofrecido durante la pasada feria del libro de Jaca en la que participó el propio Alfonso y Lucía Pons Escrich, principal impulsora del evento, representando al Ateneo. Aquí rescatamos algunos momentos en video de aquel día tan entrañable, emotivo y necesario. 
Fotografía de estudio tomada de la misma págna que la anterior
 Dos poemas de su obra Fiera solitaria (Ed. Torremozas 1988)


Rosa María Aranda (Zaragoza 1920-Zaragoza 2005) era una escritora vital, es decir, su vida era la Literatura. Y esa vitalidad, esa fuerza interior, esas ganas de vivir, es la que tranmitía en todos y cada uno de sus textos, tanto poéticos como narrativos. Decía en su libro de memorias, anecdotario vital, Paisajes internos "Puedo considerarme afortunada. Y es que hay algo que me ha ayudado muchísimo: mi amor a las letras, mi enorme afición a escribir y a leer. En esa afición he encontrado muchas veces la salvación". Reclamaba soledad para su tiempo de escritura, bien al amanecer o de madrugada y para ella la página en blanco era "una amiga que espera, que quiere ser tuya y ayudarte" Esa complicidad con sus letras, con sus palabras, también queda patente en su estilo, un estilo fresco, tremendamente adelantado a su época, vanguardista y atemporal. Rosa María fue una luchadora que exprimió al máximo su vida también fuera del ámbito literario. Fue una apasionada melómana, amaba la belleza y la aventura de vivir y sentía fascinación por su ciudad, Zaragoza y por el mar Mediterráneo, además de ser una gran deportista.  También en este sentido fue una adelantada a su tiempo. Rosa María fue nadadora, esquiadora (fue una de las primeras mujeres que subió a esquiar a las pistas de Candanchú o Astún) participó en diversos campeonatos nacionales y resultó campeona en alguno de ellos.
Rosa María aprendió a nadar en Madrid y perfeccionó su estilo en las piscinas de Torrero, en Zaragoza
Rosa María dedicó intensamente su vida a la literatura y a sacar adelante a su familia ya que, en 1967 (demasiado temprano) quedó viuda y tuvo que hacerse cargo de sus cinco hijos. Aún así, siempre encontró tiempo para la lectura o la escritura. Entre sus novelas de éxito destaca Boda en el infierno que fue llevada al cine en 1942 con guión adaptado de la propia Rosa María Aranda y dirección de Antonio Román. La película ganó el Premio Nacional de Cinematografía pero ni Rosa María ni el director disfrutaron de ello, ya que el premio fue ex-aequo con el folletín propagandísitco y fascista de Francisco Franco (era el guionista) titulado Raza, una de tantas injusticias que ocurrían bajo el régimen del dictador. Rosa María también fue autora de Cabotaje, Con los ojos vendados, Medio millón y un piso, Tebib, Alguien en alguna parte (Premio Novela Ciudad de Calatayud) y Esta noche y todas las noches (Premio Constitución de la Junta de Extremadurta). Como poeta publicó Tiempo de cristal y Fiera solitaria (Ed. Torremozas 1988) 



También fue finalista del premio Nadal, del Café Gijón, Elisenda de Montcada, Ondas, Ateneo de Valaldolid y obutvo mención de honor en el Premio Luzán de poesía del Ayuntamiento de Zaragoza. No solo fue perjudicada por la censura franquista el año que consiguió como guionista el Premio Nacional de Cinematografía. También fue censurada en prensa, en  numerosas ocasiones cuando escribía textos para los diarios Amanecer o El noticiero. Fue colaboradora de los periódicos Zaragoza deportiva (escribiendo crónicas sobre el Real Zaragoza) y Cierzo y escribió relatos para las revistas Lecturas, El español o Estafeta literaria. Además formó parte importante en las tertulias Miguel Labordeta, Tertulia teatral y colaboró activamente con Radio Zaragoza.

De su biografía Paisajes internos:


 Rosa María Aranda cuenta con una extensa obra inédita que espera en los cajones ser recuperada. Parte de esos textos fueron rescatados por Alfonso de la Figuera Aranda y leídos con motivo del homenaje en la pasada Feria del libro de Jaca. Alfonso eligió cuidadosamente los textos que fueron leídos por él mismo sobre un fondo de música de jazz que era la preferida de su madre (predominaba Louis Armstrong). En resumen, fue una tarde muy emoriva e inolvidable para el Ateneo Jaqués. Aquí dejamos algunos videos más.


Entre tu puerta y la mía (inédito)


Colección de relatos inéditos incluídos en Veinte relatos cortísimos para amigos y sucedáneos:

Romanticismo, inédito

Desde el Ateneo Jaqués agradecemos la estupenda lectura a Alfonso De La Figuera Aranda 
Lucía Pons Escrich introdujo el acto
 
Después del homenaje, fotografía grupal

Share:

4 comentarios

  1. Escritora olvidada, por supuesto, como Rosalía de Castro, Laforet y un largo etcétera. Hasta que no te mueres, nada. Es ahí cuando ya te dicen que eres mejor que Faulkner. Un abrazo, caballero. Me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que disfrutes con nuestro blog. Saludos Alex y gracias por dar sentido con tus comentarios.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Trimbolera de parte del Ateneo. Saludos.

      Eliminar