Hoy miércoles, comienza la exposición de Pedro Sagasta

Pedro Sagasta, en su impresionante visión de Guernica, alivia la oscuridad que representó Picasso en su obra maestra, con el universo azul del pintor.
Hoy miércoles, 18 de febrero, a las 19 horas ya podremos visitar la muestra Tributo&Flash de Pedro Sagasta en la sala de exposiciones del Palacio de Congresos de Jaca (Avda. Juan XXIII, 17) Aunque será el sábado 21 cuando contaremos con la presencia del pintor, que ofrecerá un vernissage a los asistentes e inaugurará oficialmente la exposición. Dejamos aquí un artículo sobre la muestra Tributo&Flash:


Inevitablemente el artista nunca será dueño de su arte. El poeta que escribe un verso, muta, evoluciona, cambia, en cuanto es leído por los ojos de un lector que personaliza, reinterpreta y hace suyo el poema. Nuestros oídos reciben la melodía recién compuesta de un pianista e, inmediatamente, permanece en nuestra mente un pasaje en concreto que vamos a tararear el resto del día, porque ya no pertenece al pianista. Porque ya es nuestro. Hay escritores que inventan un relato mientras contemplan una pintura, hay músicos que inventan la melodía para un poema y hay pintores que crean en un lienzo en blanco aquello que sintieron frente a un océano abierto o ante un breve concierto de una orquesta de cámara. Inevitablemente, el arte se retroalimenta y no nos pertenece individualmente, es un bien común, un derecho de la humanidad.



Pedro Sagasta ha sido asombrado por la obra de tres maestros que han cambiado la Historia del Arte en los siglos XIX y XX: Paul Cézanne, Vincent Van Gogh y Pablo Ruiz Picasso. El artista ha contemplado sus obras, ha recibido su estímulo y conservándolo en su memoria, ha dejado que el tiempo obrara el resto. Tras ese indispensable periodo de reposo, ha reinterpretado cada imagen, cada estilo, haciéndolo suyo a través de su propio universo, como un filtro que personaliza cada una de las obras aquí homenajeadas. Efectivamente, está el Autorretrato de Van Gogh, pero no como lo concibió el holandés. Tenemos la visión que Pedro Sagasta ha vivido y aporta sobre Van Gogh, sobre su personalidad, sobre su estilo inconfundible. Van Gogh, a través de Sagasta, tiene los ojos atravesados, quizá incomprendido, quizá desesperado; pero en cualquier caso, un trazo sombrío nubla su mirada. Descubrimos un Picasso que tiene el mundo vibrando en sus pupilas o un Cézanne, con ojos inquisitivos, exploratorios y auténticos. La sección  referida a este Tributo es una muestra donde también encontramos la nueva y propia visión que Pedro Sagasta ofrece sobre el Monte Saint Victorie o Los jugadores de cartas de Cézanne. Está presente el universo azul y el universo rosa de Picasso, palpable por ejemplo en una versión muy personal de Guernica, o la importancia del color amarillo, representativo de Van Gogh. Pero también completan la colección unos abstractos que intentan condensar, en la visión de Sagasta, los universos de cada artista, en una clara y consciente asimilación de estilos. Un tributo desde el punto de vista personal y único del artista.

Pedro Sagasta en Aix en Provence con tres cuadros que representan tres tributos, de izquierda a derecha, a Cézanne, Van Gogh y Picasso


La siguiente sección de esta exposición es un Flash que ilumina el amanecer de todo lo que hoy reconocemos como universo, la colección completa de Flashback. ¿Cómo sería el mundo antes de ser mundo? Pedro  Sagasta propone paisajes anteriores al Big Bang. Formas, figuras, que ahora entendemos porque conocemos, pero que tendrían su origen antes de ser nombradas. Un cuadro es un contenedor de ideas y plasma su universo en una abstracción lírica y propia. Primero, destruye el cuadro y a partir de la destrucción, de la nada, va creando, construyendo su mundo y escuchando a la obra que va demandando al artista los trazos a seguir como parte de un constructivismo en el que también es necesario saber detenerse a tiempo. El artista crea su visión del universo antes de ser formado. Dividiendo universos por colores, nombra los comienzos a golpe de pincel y recrea lo que ahora es consecuencia palpable, aquello que fue inmaterial o quizá solo lo fue desde nuestro común olvido. Pedro Sagasta ofrece un recuerdo.



Dos visiones distintas, dos colecciones muy diferentes, que se unen en el Palacio de Congresos de Jaca y nos demuestran la soltura de Pedro Sagasta tanto en el estilo abstracto como en el figurativo. Por primera vez completa, la colección Flashback, nos muestra todos sus universos cromáticos. Tributo en 40-F,  tras su paso por Francia, se estrena en España con toda la energía de sus trazos y sus potentes colores para mostrarnos un sincero y respetuoso homenaje a tres maestros artistas. Esta exposición es la primera actividad que desarrolla el Ateneo Jaqués en el Palacio de Congresos de Jaca y entusiasmados aseguramos que no existe mejor toma de contacto ni manera de comenzar más gratificante que con la obra de nuestro admirado socio y querido amigo Pedro Sagasta. Aunque, como siempre, la última palabra la tendrá el visitante que contemplará cada uno de estos cuadros y detenidamente, asimilará cada obra de Sagasta, la reinterpretará y adoptará hasta hacerla suya y quizá soñarla, recordarla o reservarla en un lugar preferente del pensamiento, para ya no olvidarla jamás. Porque Tributo&Flash es una exposición para recordar.

Share:

2 comentarios

  1. El artista muta: pinta y se da cuenta que, cada obra, no deja de ser un trozo de su propia vida. Larga vida a Pedro Sagasta y al Ateneo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Alex por pasar y comentar. Esperemos que un día puedas venir a alguna de nuestras actividades. Abrazos

      Eliminar