Joaquin Carbonell presenta "El Artista", con Ateneo Jaqués


El próximo viernes 17 de abril, Joaquin Carbonell regresará de mano de Ateneo Jaqués a esta tierra que tanto le quiere y tanto le recuerda. A las 20 horas, en el Salón de Actos de la Biblioteca Municipal de Jaca nos dará a conocer su novela titulada El Artista (Voces del mercado 2015) y tras la presentación, interpretará un par de canciones.
Con El Artista, Joaquín Carbonell nos sitúa en la piel de Antonio Zaera, alias Antuan, un chaval de Andorra (Teruel), que procede de familia minera pero que, por todos los medios, intenta librarse de esa losa familiar para no continuar la tradición y vivir la vida de otra manera, descubrir otros mundos que esperan ahí fuera, tentando a sus sueños. Antuan, tras las experiencias (laborales y sexuales) vividas como camarero y actor de teatro aficionado en Sitges, desea ser artista. Buscará su oportunidad en las brillantes marquesinas de Madrid, allí donde su paisano, Luis Buñuel, se prepara para rodar por primera vez en España. Se trata de su nueva película, Viridiana y estamos en la gris España franquista de 1961 donde unos pocos valientes intentan derrocar el régimen, con el universal lenguaje del cine.
La joven estudiante Monique Roumette sigue de cerca a Luis Buñuel durante el rodaje de Viridiana. Este personaje real, que estuvo presente durante todo el rodaje del genio aragonés, influye directamente en Joaquin Carbonell para crear el personaje de Dominique en El Artista
El autor se sirve de una historia simpática y divertida, con un trasfondo triste y desesperado, no desprovisto de cierto toque surrealista en según qué acontecimientos, para retratar aquella España hermética de toros, fútbol y dictador bajo palio a la que define de "faldicorta y tronquibaja" y dejar constancia también de aquellos valientes que intentaron, desde el mundo de la cultura, hacer tambalear el régimen franquista, como la productora cinematográfica UNINCI, creando obras cargadas de crítica sutil pero efectiva con títulos como Viridiana, Bienvenido Mr. Marshall o El cochecito. Y ese Madrid donde transcurre la mayor parte de la acción, ese Madrid del Pasapoga o el Chicote, de las noches golfas de Ava Gardner, Luis Miguel Dominguín, Paco Rabal o Fernando Fernán Gómez contrasta con los orígenes del protagonista, Antuan, que, de vez en cuando, visita a su familia en Andorra. Las duras tierras del Bajo Aragón, las minas trabajadas a fuerza de de sudor y salud, el estancamiento de una tierra olvidada y dejada de la mano por el régimen franquista, la incomunicación con el resto del mundo y la desinformación que predomina por tierras turolenses, son el reflejo más cercano de lo que realmente es España, en la mayor parte de su extensión geográfica, constrastando con ese espejismo que representa Madrid, ciudad donde también se fraguan los primeros intentos para sabotear la dictadura, una sociedad convulsa que desea abandonar la prisión a la que el régimen la somete.
Ava en los toros
Como personajes podemos encontrar a ilustres como Luis Buñuel, Paco Rabal, Ava Gardner, Domingo Dominguín, Luis Miguel Dominguín, Fernando Fernán Gómez o Jorge Semprún (líder del PCE), todos ellos detalladamente caracterizados, más que creíbles, muy realistas. Y entre el fulgor de tanta estrella rutilante, Antuan desea conseguir un hueco para codearse con los más grandes artistas sin olvidar el compromiso político que solo ciertas películas han adquirido. Una de ellas, por supuesto, fue Viridiana. En este punto, Antuan encarna a la perfección las dos Españas. La primera, la existente, es la inculta, la que no comprende el mensaje que Buñuel transmite con Viridiana. Antuan llega a discutir con el director aragonés porque no entiende que don Luis solo quiera enseñar miseria, vender podredumbre, en una película, además, rodada en blanco y negro. Elementos, todos ellos, que nadie quiere ver. Pero Antuan también representa a la España que desea el final del franquismo cuando al fin comprende el mensaje que Buñuel transmite con Viridiana, utilizando precisamente el blanco y negro como un recurso expresionista, bebiendo directamente de las fuentes del claroscuro español para representar a un país embotado, colapsado y maniatado bajo el yugo de la dictadura.
Ava Gardner y Luis Miguel Dominguín
Esta es la cuarta novela de Joaquin Carbonell y resulta imprescindible. En ella, no solo nos habla del cine de Luis Buñuel, del incomparable estilo del genio aragonés. También nos cuenta la situación agónica de España cuando parecía que el régimen franquista ya daba sus último coletazos y  todavía quedaba lo peor por pasar. Nos habla de la compañía UNINCI, de la actividad del Partido Comunista desde el exilio, del mundo obrero, del Teruel herido como la España herida, del Madrid que desea respirar y no puede, del triunfo de Viridiana en Cannes con La Palma de Oro y del posterior escándalo entre los censores franquistas y de nuevo, el poder de la iglesia, obsesiva y enfermiza, controlando lo que los españoles deben o no visionar en las grandes pantallas de los cines. Joaquin Carbonell presentará este viernes 17 de abril a las 20 horas El Artista, con el Ateneo Jaqués. Será en el Salón de Actos de la Biblioteca Municipal de Jaca (C/ Levante, 4) Posteriormente, Carbonell interpretará unas canciones. ¡Os esperamos!
El periodista y escritor Miguel Mena acompañó a Joaquin Carbonell en la presentación de El Artista En Zaragoza, realizada en el Teatro Principal.
La última cena, Viridiana

Share:

0 comentarios