Exposición "El rostro del tiempo", historia del retrato en Aragón



Autorretrato, Francisco Marín Bagüés


Ateneo Jaqués visita “El rostro del tiempo”

El pasado catorce de febrero se inauguró en el MuseoPablo Gargallo de Zaragoza la que, según prensa, revistas especializadas y críticos de arte, se encuentra entre las tres exposiciones más importantes que actualmente se pueden visitar en España, una muestra organizada por el pintor, coleccionista y escritor Eduardo Laborda y su pareja, la también artista Iris Lázaro. Ateneo Jaqués tuvo la inestimable oportunidad de visitar dicha exposición con la guía especial de Laborda, a quien recordaremos en Jaca, también, por protagonizar la primera sesión de nuestro cine club, celebrada hace ya medio año. La presente exposición “El rostro del tiempo” se podrá visitar en Zaragoza hasta el próximo 21 de junio y con ella, Eduardo e Iris nos brindan la oportunidad de conocer la historia del retrato en Aragón a través de 41 obras que datan desde la primera mitad del siglo XIX hasta la segunda mitad del XX, todas ellas, piezas de coleccionista halladas en Zaragoza y restauradas minuciosamente para la ocasión. Como los propios organizadores recuerdan en una acertada introducción del catálogo y en palabras del poeta Gerardo Diego, “estos amuletos contra el olvido” tuvieron una gran importancia histórica que, a partir del romanticismo, se popularizó de manera que el retrato dejó de ser una técnica exclusiva para la élite social, lo que favoreció que, a principios del siglo XX, fuera considerado un género moderno que enriquecía plenamente las corrientes vanguardistas. Con esta muestra Iris y Eduardo también reivindican la recuperación necesaria de algunos retratistas que, a pesar de haber producido una obra excelente, no han cosechado el suficiente reconocimiento histórico y es por ello, que podemos considerarla un recorrido por la historia oculta del retrato aragonés.
 
Eduardo Laborda e Iris Lázaro, artistas y coleccionistas, organizadores de la muestra. En la fotografía posan con el retrato del farmacéutico Gabriel Faci, pintado por Ángel Díaz Domínguez
La exposición comienza con unas sorprendentes fotografías retocadas, técnica muy extendida, a finales del XIX y comienzos del XX que nos revela la importancia de de la fotografía también para los pintores. En este primera parte también podemos admirar el boceto para una vidriera de Santos Cuadrado o la impresionante caricatura de María Eugenia Enríquez Girón (Miss España 1934) realizada por Manuel Bayo Marín, donde podemos apreciar su depurada técnica con el aerógrafo, al igual que en sus otras dos caricaturas. Esta sección caricaturesca terminará con los trabajos de Marcial Buj Chas sobre importantes figuras de la sociedad de primera mitad del siglo XX  De esta primera mitad del pasado siglo podemos encontrar, en la siguiente sección, unos impresionantes retratos al óleo, donde destacamos especialmente la presencia del artista oscense Félix Gazo Borruel, con un retrato pintado en Boltaña y la del valenciano José Luz Corbín, que desarrolló su vida artística precisamente en Jaca. De 1900 debemos resaltar el “Retrato de Josefina Clavero”, de Juan José Gárate y pasando ya a la segunda mitad del siglo XIX quedamos fascinados ante los cuatro retratos del barcelonés Salvador Escolá Arimany y la delicadeza de su trazo, especialmente, en los dedicados a María Sabaté. La muestra se cierra con una curiosidad que puede datar de 1820 y se trata de un retrato anónimo titulado “Niña con perro”, de cuerpo entero, donde se representa a una niña de buena familia, acompañada por un galgo, sobre un fondo que representa un bello paisaje de montaña con un río (¿río Ebro o río Aragón?)
 
Visitantes de la exposición en el Museo Pablo Gargallo. Imagen tomada de El pollo urbano
Si pasan por Zaragoza, no dejen de visitar el Museo Pablo Gargallo para disfrutar de esta exposición que estará abierta hasta el 21 de junio.

(Artículo publicado originalmente en El Pirineo Aragonés, del pasado viernes 5 de junio)

Y aprovechamos la ocasión para recordar la última visita de Eduardo Laborda a Jaca, con motivo de la inauguración del cine club del Ateneo Jaqués, en el que proyectamos su cortometraje documental Trazos de aire, también sobre el ilustrador Bayo Marín. Aquel 18 de diciembre, Eduardo fue entrevistado en Cope Jaca


Share:

0 comentarios