Comunicado de ACNUR, ante la crisis de refugiados sirios en el Mediterráneo


Crisis de los refugiados en Europa: familias obligadas a huir de sus hogares

La situación en el Mediterráneo es cada vez más precaria. Durante el primer semestre de 2015 acontecieron más desplazamientos en barco que durante todo 2014. Europa ha sido testigo de más de 380.000 llegadas por el Mediterráneo, seis veces más que en todo el año anterior.

Las familias están huyendo de los conflictos y de la destrucción que acaece en países como Siria, Irak, Afganistán y Eritrea, decidiendo poner sus vidas en peligro en largos y arriesgados viajes por mar, a pesar del coste y riesgo económico y humano que conlleva. Esto se traduce en que un número sin precedentes de refugiados están llegando a las costas de Europa, después de haber vivido situaciones traumáticas para conseguir alcanzar estos países, y encontrarse a su llegada que muchos de estos territorios tienen establecidas duras medidas en las fronteras. A medida que avanza esta emergencia, se enfrentan a una recepción cada vez más difícil.

En Grecia el 90% de las personas que llegan son refugiados. En cifras, 205.000 refugiados han desembarcado en Grecia y más de 115.000 en Italia. En cuanto a la procedencia, el 65% de las familias que han llegado a territorio griego son de Siria y el 85% son de países en conflicto. La isla griega de Lesbos recibe más de 3.000 personas al día, y la cifra aumenta cada día.

Todos los países europeos a los que están llegando refugiados están desbordados. En Macedonia, Hungría y Austria, no cuentan con el espacio físico suficiente para recibir a todos los refugiados que llegan, examinarlos y proporcionarles el apoyo y la asistencia que necesitan. Así, todos los países que reciben refugiados necesitan apoyo y formación para las labores de recepción, registro y el chequeo médico.

Además, por desgracia, estamos asistiendo a un aumento en el número de niños y niñas no acompañados. Muchos comenzaron el viaje con un progenitor o miembro de su familia, pero ahora se encuentran desconsolados y solos. Los bebés, los niños pequeños y los ancianos son especialmente vulnerables, y muchos de ellos sufren desnutrición, enfermedades y agotamiento.



Inicio del viaje:

· En Jordania y Líbano: ACNUR se está centrando en cerrar la brecha de financiación en relación a nuestros paquetes de asistencia que permitan reforzar las capacidades de las familias para pagar el alquiler y evitar quedarse sin vivienda. También, ACNUR está centrado en reducir la escasez de alimentos, así como en la puesta en marcha de planes de educación para que todos los niños y niñas refugiados puedan ir a la escuela.

· En Sudán del Sur y Etiopía ACNUR está centrando sus esfuerzos en el fortalecimiento de las condiciones básicas de vida y en hacer frente a la crisis alimentaria que está afectando a las personas que han huido de persecuciones, guerra y disturbios en Eritrea, Sudán y Somalia. La situación se está volviendo cada vez más desesperante y buscan fondos para poder pagar un viaje hacia el oeste atravesando a pie el Sahara… Esto conlleva no solamente un gran peligro, sino también dejar atrás a familias y comunidades en deuda con los traficantes, sin importar si sus seres queridos logran alcanzar el destino o mueren por el camino.



El viaje desde África:

En Libia, ACNUR está trabajando para identificar a las personas que llegan (principalmente a jóvenes), proporcionando registro local, apoyo médico para situaciones de malnutrición y lesiones y ayuda urgente en la búsqueda de empleo local u opciones de formación, para conseguir una solución mejor que arriesgar sus vidas en el mar.

Las actividades incluyen:

· Promoción del establecimiento de un grupo de intercambio de información y coordinación de las respuestas para los refugiados/solicitantes de asilo e inmigrantes rescatados o interceptados en el mar con la participación de las autoridades locales.

· Establecimiento de las bases de un proyecto piloto de salud y de puntos de chequeo médico en los lugares de desembarco en Libia, Argelia y Egipto, permitiendo que los refugiados sean registrados, se les realice un chequeo médico, se les derive a especialistas, tales como servicios médicos de urgencia, y se les dé un tratamiento específico para aquellos que han sido víctimas de malos tratos.

· Proporcionar materiales de asistencia y otra ayuda humanitaria para aquellas personas asistidas a través de ACNUR y el IOM tras su traslado desde los centros de detención de Libia, de manera que se asegure el estándar mínimo de tratamiento en dichos centros.

· Proporcionar ayuda de emergencia para aquellas personas rescatadas por la Guardia Costera Tunecina o identificadas por las autoridades marroquíes en Túnez y Marruecos.

· Trabajar con las autoridades en Egipto y Libia para promover y apoyar el desarrollo de alternativas a la detención, particularmente en el caso de los niños.


Incrementar la información acerca de actividades de medios de vida y autosuficiencia, oportunidades educativas y sobre vías seguras y legales de desplazamiento. Las actividades incluyen:

· Proporcionar información a las personas en riesgo de viajes peligrosos sobre desplazamientos legales para su protección a través de la repatriación voluntaria, el reasentamiento, etc., incluyendo folletos, carteles, asesoramiento personalizado y el uso de redes sociales.

· Ampliación de las actividades a través de reuniones de orientación individual y en grupos, grupos de discusión y apoyo, sobre los riesgos asociados a las peligrosas rutas por tierra y por mar con traficantes, así como las amenazas de éstos y otras formas de explotación, así como proporcionar información precisa sobre las alternativas legales a la migración en Egipto.

· Sesiones de sensibilización.

· Apoyo a los medios de vida en Egipto y Marruecos a través de formación, capacitación e inserción laboral.



Llegada a Europa

Ante esta situación crítica, desde ACNUR apoyamos y asesoramos a los gobiernos. Formamos a los gobiernos sobre las normas jurídicas internacionales para el cuidado y tratamiento de las personas refugiadas, y compartimos nuestra experiencia en cuanto a la capacitación de los funcionarios públicos, la policía y los funcionarios en las fronteras.

También mostramos nuestro apoyo directo a los refugiados que han sobrevivido al peligroso viaje con los enormes riesgos que han asumido.

ACNUR está desplegando 900 refugios para los refugiados ubicados en Grecia, Macedonia y Hungría, tanto para dar cobijo a aquellos que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad, tanto como para darles trabajo en oficinas de inscripción y/o de recepción temporal, apoyando así a las autoridades gubernamentales que tratan de procesar el flujo de refugiados y migrantes.

También han sido desplegados 53 trabajadores del equipo de emergencia en las operaciones en el Mediterráneo - casi todo el personal de ACNUR de la Sección de Emergencias.



ACNUR está centrando sus esfuerzos en:

· Potenciar los puestos del servicio de rescate – tutelando a los refugiados, a las autoridades estatales, a las comunidades locales y organizaciones locales para poder diseñar los servicios de apoyo y gestionar correctamente las necesidades de alojamiento, comida, agua y el soporte básico.

· ACNUR está ofreciendo su personal especializado para desarrollar con rapidez o ampliar el apoyo en las tareas de inscripción de los refugiados, garantizando que sean reconocidos y protegidos por la ley, visibles para las autoridades y por tanto, cuenten con acceso a los servicios médicos y de apoyo urgentes. En particular, esta actividad se está realizando en Grecia, Italia, Malta y España.

· ACNUR está desplegando su personal así como formando a las autoridades para identificar rápidamente a las personas con necesidades específicas, como por ejemplo los niños no acompañados, las víctimas de la trata, y los supervivientes a la violencia sexual. En aquellos lugares donde no hay medidas de asistencia y protección adecuadas, se está trabajando con las autoridades y colaboradores para asegurar la provisión de dichos servicios. Al otro lado de las islas griegas ya se ha gestionado el traslado de los niños que llegan solos a las instalaciones especializadas en el continente. También se está trabajando con los colaboradores para reunir a las familias separadas durante la huida.

· ACNUR está incrementando la asistencia directa de emergencia humanitaria - proporcionando sacos de dormir, alimentos, agua y kits de higiene para las personas con necesidades específicas, como las mujeres o menores no acompañados, enfermos o discapacitados - especialmente después de la llegada a Grecia, Macedonia y Serbia. En Serbia se necesita apoyo para equipar un centro de recepción, incluyendo la distribución de mantas, barritas energéticas, agua embotellada, así como apoyo médico y vehículos de emergencia.

Cerca de la frontera húngara también se ofrece ayuda médica a través de los 'contenedores médicos' para proporcionar un poco de privacidad y acceso a la asistencia médica de calidad, así como alimentos y agua.

· Se está trabajado a contrarreloj para ampliar las instalaciones de recepción para los recién llegados y luchar contra la información errónea suministrada por los traficantes de refugiados.


--------------------------------------- ---------------------------------------------------------------------------------

Desde el Ateneo Jaqués, con las entradas del concierto solidario en el Palacio de Congresos de Jaca de "Los tres norteamericanos" y Kike Ubieto, se recaudaron 535 € para los refugiados. Hasta el próximo día 10 de octubre dejamos abierta nuestra cuenta bancaria para recibir vuestra ayuda para ACNUR (Concepto: ACNUR) En la siguiente cuenta: ES35 2085 2358 9203 3048 0659

Share:

2 comentarios

  1. Toda ayuda es poco. Qué terrible problema, entre unos y otros siempre habrá desgraciados que se queden en el camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, toda es poca. Gracias trimbolera. Saludos!

      Eliminar