Francisco de Goya, por Pedro Sagasta

Francisco de Goya, por Pedro Sagasta
Si todavía no te has acercado a visitar la exposición de retratos de Pedro Sagasta que el Ateneo Jaqués ha organizado en el claustro del Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña, desde nuestra web, vamos a realizar un repaso por los ilustres aragoneses retratados y su biografía, emplazando a nuestros visitantes a acercarse hasta el monasterio para contemplar la colección in situ. Comenzamos por el que probablemente es el aragonés más universal de todos, el pintor y grabador Francisco de Goya y Lucientes (Fuendetodos, Zaragoza 1746-Burdeos, Francia 1828)

Retrato de Francisco de Goya por Vicente López (1826)


Ademas de su obra sobre lienzo, destacan sus murales, sus grabados y dibujos. Su estilo inaugura el Romanticismo en la historia del arte pero también supone el inicio de la pintura contemporánea porque Goya es considerado el precursor de las vanguardias artísticas del siglo XX. Hacia 1794 la enfermedad le empuja a una pintura más creativa y original que en sus inicios y el periodo histórico convulso que vive hace que su pintura sea testigo fiel de la Guerra de la Independencia, con su serie Los desastres de la guerra y finalmente con su conocida obra El levantamiento del dos de mayo. Finalmente y de nuevo empujado por la enfermedad, la vejez y una cada vez más acusada hipoacusia, su obra culmina con las pinturas negras que anticipa la pintura contemporánea y las vanguardias del siglo XX. 
Una de las más conocidas pinturas negras de Goya.

Como hemos podido ver recientemente en el cine club del Ateneo Jaqués y como ejemplo de la influencia que ejerció el genio de Fuendetodos, su "periodo negro" llega incluso a la obra cinematográfica de Luis Buñuel, impregnando intensamente algunas de las escenas más célebres de "Viridiana"

La inquietante parodia del mendigo vestido de novia en "Viridiana" parece una pintura negra de Goya en movimiento.
Sin duda, el retrato de Pedro Sagasta que podemos visitar dentro de la colección "Rostros y huellas" que actualmente se exhibe en San Juan de la Peña, recupera la fuerza y el gesto grave inconfundible de Francisco de Goya en uno de sus más conocidos retratos, pintado por Vicente López que, según parece, también sirvió de modelo para realizar la estatuilla que actualmente se concede a los galardonados con los Premios Goya


Animamos a todos a visitar la exposición "Rostros y huellas" de Pedro Sagasta en el Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña y así mismo nos hacemos eco de otra exposición que Sagasta inaugura esta semana en Zaragoza, en el Espacio Meta (C/ Don Juan de Aragón 18): "Fase fósil" con algunas novedades y algunas otras obras rescatadas de "Tributo&Flash", colección que pudimos contemplar durante 2015 en Jaca, Echo, Sabiñánigo y Broto con el Ateneo Jaqués.


Share:

0 comentarios