Arrabalescos, cervantistas y quijotescos


Dos instantes de la presentación de "Pingüinas"/"Un esclavo llamado Cervantes" en la Sala Cesáreo Alierta del Casino Unión Jaquesa, antigua biblioteca del casino
Agradeciendo al Casino Unión Jaquesa la constante colaboración con el Ateneo Jaqués y su histórico compromiso con la cultura, celebramos haber podido realizar nuestra primera actividad dirigida a conmemorar el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes congregando a una treintena de personas que se dieron cita en la antigua sala de biblioteca del casino, para asistir a la presentación de "Pingüinas"/"Un esclavo llamado Cervantes" (Libros del innombrable 2016) el pasado sábado 19 de marzo

Exposición de libros de Fernando Arrabal, de Libros del Innombrable
 
Exposición de libros antiguos de Miguel de Cervantes, facilitada por Librería Oroel
A continuación trscribimos el artículo que apareció publicado en "El Pirineo Aragonés" el pasado viernes 18 de marzo, ilustrándolo con imagenes del acto.

Fernando Arrabal y Raúl Herrero en un acto reciente

CERVANTES SEGÚN ARRABAL EN JACA


 

Como sucede que durante el presente dos mil dieciséis se celebra de manera universal el cuarto centenario de la muerte del genio Miguel de Cervantes, el Ateneo Jaqués, no pudiendo ni queriendo quedar al margen de tan trascendente efeméride, se complace en invitar a una cita literaria indispensable que precisamente gira en torno a la figura del reconocido y recordado creador de don Quijote, desde la personal visión que de él ofrece el dramaturgo, escritor y artista Fernando Arrabal. Será Jaca, en consecuencia, la primera ciudad que albergue la presentación del volumen “Pingüinas/Un esclavo llamado Cervantes”, editado este pasado mes de febrero por Libros del Innombrable, recogiendo la última obra de teatro de Arrabal (Pingüinas) y un fabuloso ensayo sobre Miguel de Cervantes (Un esclavo llamado Cervantes), que más se asemeja a un diálogo entre el legendario escritor alcalaíno y el polifacético melillense, que ofrece en él una aguda y tan interesante como poco común visión cervantina. El acto de presentación y conversación tendrá lugar en la sala de la biblioteca del Casino Unión Jaquesa (C/ Carmen, 6) a las 19,30 horas del sábado y será llevado a cabo por el editor de la obra, el también escritor, poeta, dramaturgo y pintor Raúl Herrero.
Otro instante de la presentación

Fernando Arrabal (Melilla 1932) es un reconocido dramaturgo español, radicado en París desde 1955, fundador en 1963 del Grupo Pánico, junto a Alejandro Jodorowsky y Roland Topor, que además ha publicado trece novelas, centenares de libros de poesía (ilustrados por Dalí, Magritte, Picasso o Saura, entre otros), ensayos, libros de ajedrez y su famosa “Carta al General Franco”, todavía en vida del dictador. También ha dirigido siete largometrajes, recibiendo el año dos mil siete el premio Pasolini de cine, y como autor plástico, ha expuesto collages, dibujos y pinturas en museos como el Paris Art Centre, Bayeux o el Carlo Borromeo de Milán colaborando además con otros artistas como Andy Warhol, Tristan Tzara, Marcel Duchamp, Picasso, Dalí, Kundera o Saura. A pesar de ser considerado uno de los escritores más controvertidos de su tiempo, su obra ha recibido el aplauso internacional siendo reconocido en numerosas ocasiones como con el Gran Premio de Teatro de la Academia Francesa, el Nabokov Internacional de Novela, el Espasa de Ensayo, el Worlds Theatre, el Mariano de Cavia de Periodismo, el Wittgenstein de Filosofía, el Alessandro Manzoni de Poesía, la Legión de Honor francesa, Doctor Honoris Causa por la Universidad Aristóteles o el Premio Nacional de Literatura Dramática. Además fue Premio Nacional de Superdotados a los diez años y Premio Nadal, cuarenta años después. También, en abril de 2010 fue alzado por los millares de miembro del Colegio de Patafísica al rango de Trascendente Sátrapa, como en su día Marcel Duchamp, Raymond Queneau, Man Ray, Ionesco o Umberto Eco.

Es en abril de dos mil quince cuando Fernando Arrabal estrena en el Teatro Español de Madrid su pieza teatral “Pingüinas”, con motivo del aniversario de la publicación de la segunda parte del Quijote de Miguel de Cervantes, recibiendo una gran acogida. “Posiblemente sea su mejor obra”, asegura la crítica Paloma Fidalgo para “It’s Playtime”. Ahora que se acerca el cuarto centenario de la muerte de Cervantes (22 de abril), se publica esta pieza dramática acompañada de un ensayo “Un esclavo llamado Cervantes” que bien pudiera ser el iniciador y origen de la obra teatral. Con estas dos obras, Arrabal ofrece una visión distinta y por ello novedosa e imprescindible sobre el natural universal alcalaíno, descubriendo el lado femenino de Cervantes, escudriñando cómo influyeron de manera determinante las mujeres que rodearon su vida: su madre, su abuela, sus hermanas o su hija. Todas ellas, representaron el verdadero ejemplo de vida para el escritor. Frente a una figura paterna gris, diluida y apática, fueron “sus mujeres” las que establecieron las pautas y los rasgos con los que, posteriormente, dotaría a todos los personajes femeninos que aparecen en su extensa obra. Personajes llenos de fuerza y determinación, resolutivos, que también en su propia vida, llevaron la voz cantante, encauzaron y tomaron las decisiones más importantes de la familia en una época decididamente patriarcal. El feminismo está presente y destaca en ambas obras pero Arrabal también recuerda, por ejemplo, la etapa del joven Miguel como esclavo en Argel; desmitifica y desarma la leyenda que derivó en el sobrenombre de “el manco de Lepanto”, sitúa a Cervantes en el salvaje entorno histórico que lo vio nacer y nos dice: “Cuando la intolerancia era tan salvaje como el choque entre alimañas […]¡con qué fervor caminó Miguel por besana de inmortalidad” Desde Cervantes, Arrabal visita una de las más insólitas historias de la monarquía española, con el reinado de Felipe II. Desde Cervantes, nos habla también de la Historia de España (incluso del Golpe de Estado de Tejero), de religión (la hermana monja de Cervantes, da mucho juego), de filosofía, de esclavitud, de cárcel, de destierro, de la figura paterna sucumbiendo ante la materna, circunstancias estas que también podemos encontrar en la biografía del propio Fernando Arrabal quien, precisamente desde un calabozo matritense, confiesa en un “prólogo al ocupado lector´ haber sido iluminado por la lectura de Cervantes. Pero bien es sabido ya que en esta nuestra España, muchas veces la genialidad es encarcelada, perseguida o ninguneada mientras alzada a los mejores cargos políticos, resulta en numerosas ocasiones, la inoportunidad, la ignorancia y el espíritu corrupto. Por ello, resultará necesario siempre recuperar a Cervantes y no solo durante este aniversario. 



De un lado, la espectacular puesta en escena de “Pingüinas” representa una obra de múltiples e indefinibles dimensiones, donde estas “pingüinas”, estas derviches, estas mujeres que rodearon la vida del escritor (hermanas, madre, abuela, sobrinas, hija…) ansían alcanzar la libertad y la atemporalidad de Miho (Miguel de Cervantes)  desde el presente siglo XXI, subidas en sus motos al más puro estilo “ángel del infierno”, ataviadas con vaqueros del presente y corpiños del pasado, porque “el Tiempo es una ilusión, la torre Eiffel con tacones”. En continua danza espiral, como ménades en trance dan vueltas y vueltas, coqueteando con el caos, el surrealismo, el pánico, para lograr ascender definitivamente hacia Miguel de Cervantes, resultado de esa libertad ansiada. Cervantes es femenino en esta obra más que en ninguna otra, y no solo en sus tendencias sexuales sino fundamentalmente, en su creación literaria. Tras esta pieza, Arrabal nos sorprende con “Un esclavo llamado Cervantes” que, además del profundo estudio que resulta, sin duda es un diálogo audaz entre el propio Arrabal y el maestro Cervantes, donde el autor melillense incluso adapta a su lenguaje aquel inconfundible del genio alcalaíno en un ensayo que resulta extremadamente divertido y no menos ingenioso. Raúl Herrero ha cuidado y editado estas dos obras en el volumen que con el Ateneo Jaqués presentará este sábado, una cita ineludible con la mejor literatura en este año que conmemoramos el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes.

El Pirineo aragonés (18 de marzo 2016) 

La jornada de presentación  se prolongó hasta el sábado, con una visita a la incomparable localidad de Santa Cruz de la Serós y posteriormente con una comida con tintes postistas, en el restaurante jaqués Casa Fau.
De izquierda a derecha: María José Herrero, Raúl Herrero, Francisco Ferrer Lerín, Marcos Callau, Lucía Pons, Hermes y Esther Martín Treviño

Share:

0 comentarios