Sábado 16: Homenaje a Ramón Acín


Este sábado 16 de abril, dentro de los actos conmemorativos del 85 aniversario de la proclamación de la II República Española, en colaboración con el Círculo Republicano Galán y García de Jaca, Lirería Oroel y GP Ediciones, se llevará a cabo, a las 19'30 horas en la librería Oroel, un acto de homenaje a Ramón Acín Aquilué, en el que particiará el cantautor Nicolás Serrano y los autores de "La bondad y la ira (Últimas horas de Ramón Acín)", Daniel Viñuales y Juan Pérez, que presentarán la obra que repasa la vida del artista oscense haciendo especial hincapié en la Sublevación de Jaca.

A continuación, reproducimos el artículo aparecido hoy en el semanario "El Pirineo Aragonés" alusivo a este acto:



“Mi oscensismo, mi aragonesismo, mi hispanismo, tienen un tope:
terminan a raja tabla, cuando no son compatibles con un sentimiento universal
y humano de las personas y de los hechos y de las cosas”.

(Ramón Acín Aquilué)

Ondea la tricolor de manera especial en Jaca siempre que conmemoramos la proclamación de la Segunda República Española, hace ya 85 años, muy conscientes de que nuestra tierra fue semilla, aunque truncada, nacida cinco meses antes que en el resto del país. La sublevación de Jaca resiste en nuestra memoria, se extiende y nos convierte histórica y sentimentalmente en republicanos, recordando a aquellos héroes, Fermín Galán y García Hernández que no cometieron otro error que el de soñar, soñar antes que el resto del país, ser adelantados a su tiempo. Precisamente en aquella sublevación del doce de diciembre de 1930 participó de manera activa Ramón Acín Aquilué, artista y maestro visionario al que el Ateneo Jaqués rendirá homenaje mañana sábado 16 de abril, como un acto conmemorativo de la II República y reivindicativo de una memoria histórica que debe seguir siendo fomentada. La bondad y la ira, dos términos antagónicos. La bondad, representada por las acciones de un hombre que no se resistía a vivir maniatado bajo el yugo de la monarquía de Alfonso XIII. “Ellos siempre a sangre y fuego. Yo siempre a pluma y verbo”, solía decir Acín, un luchador por la libertad cuyo cadáver, al ser hallado, todavía portaba en el bolsillo del pijama su mejor artillería: los pinceles y las pinturas. Las armas de un dibujante. Y la ira, el título del periódico que fundaría en Barcelona en 1913 con el ingenioso y potente subtítulo “Órgano de expresión del asco y de la cólera del pueblo”. Pero también supone la ira de aquellos que lo fusilaron. “La bondad y la ira” es el título del cómic de Daniel Viñuales, con guión de Juan Pérez, que repasa las últimas horas en la vida de Ramón Acín, mientras permanecía escondido en su propia casa, antes de entregarse a las tropas rebeldes. A las 19 horas presentaremos esta obra con sus autores en la librería Oroel en un acto republicano de homenaje al recordado artista oscense.

Ramón Acín Aquilué (Huesca, 1888-Huesca, 1936) fue pedagogo en la Escuela Normal de maestros y maestras de Huesca. Escultor, pintor, escritor, viñetista, pacifista, naturista, humanista, revolucionario, anarco individualista que militó en la CNT. Sus firmes convicciones morales y políticas le llevaron a prisión en varias ocasiones. Como artista, expuso en Barcelona, Madrid, Zaragoza, Huesca y participó en la exposición hispano-francesa de Zaragoza conmemorativa del centenario de los Sitios. Como viñetista, trabajó para “Diario de avisos” y la revista madrileña “Don Pepito”. Publicó varios escritos de carácter político en prensa y fueron famosas sus “Florecicas”, artículos de pacifismo, solidaridad obrera y crítica a la violencia. En su texto titulado “El noi del sucre”, publicado tras el asesinato del anarquista Salvador Seguí, Ramón Acín dice: “Nadie puede condenar ni ejecutar a otro, ni en nombre de la ley, ni en nombre de nada” Además, fue representante de los sindicatos del Alto Aragón, participando en varios congresos de la CNT. Su participación en la sublevación de Jaca fue activa, representando el contacto de confianza en Huesca, para Fermín Galán. Si bien al principio, Acín tenía dudas sobre la sublevación, cuando Galán decidió proclamar la II República el 12 de diciembre, el apoyo del artista fue incondicional. Preocupado por la demora y la ausencia de noticias llegadas de Jaca, alertado de la traición que se había puesto en marcha desde Zaragoza y en el punto de mira del Gobernador civil de Huesca que había ordenado su detención, Ramón Acín partiría desde Huesca para encontrarse con la columna de Galán y García Hernández en Ayerbe, y ponerles así sobre aviso. Consiguió hacerlo, aunque no cambió la decisión de Galán que llevaría a cabo su cometido con determinación. Tras el fusilamiento de Galán y García Hernández, tuvo que partir al exilio, a Francia.

Acín se relacionó con artistas de su tiempo. Conoció y trabó amistad con Federico García Lorca, Ismael Gómez de la Serna y Luis Buñuel, entre otros. Con su visita a París de 1926 entró en contacto con las nuevas tendencias artísticas, asumiéndolas y evolucionando hacia un estilo propio y futurista, adelantado a su tiempo. Buena muestra de ello es “La fuente de las pajaritas”, ubicada en el parque Miguel Servet de Huesca desde 1929, donde todavía hoy puede ser visitada. En 1933 tras ser agraciado con un premio de la lotería, cumplió su promesa a Luis Buñuel y de esta manera produjo su película “Tierra sin pan”, participando también en el rodaje. En cualquier caso, en 1931 tras la proclamación de la II República y regresado a Huesca, su actividad política, social y sindical creció exponencialmente. Posteriormente, esta actividad le llevaría a pasar temporadas en prisión de manera intermitente. Fueron años convulsos, donde una mentalidad libre, y visionaria, no parecía tener cabida en una España atrasada, rancia y belicosa. El 19 de julio de 1935 Huesca cae en manos rebeldes y Ramón Acín debe hacer de su hogar su mejor escondite. En este punto comienza el cómic “La bondad y la ira” de Daniel Viñuales y Juan Pérez, cuando Acín, oculto tras el hueco de un armario, repasa su vida diseñando dibujos de cada instante. La sublevación de Jaca es la parte más destacada del cómic que resalta, sobretodo, el talante pacifista del artista. El 6 de agosto de 1935, las tropas rebeldes entran en su hogar acosando a su esposa, Conchita Monrás. Para evitar que los fascistas abusaran de ella, Ramón Acín se entrega y ese mismo día es fusilado, diecisiete días antes que su esposa. En la partida de defunción podemos leer: “Muerto por refriega en la Guerra Civil” Como en innumerables casos, con su fusilamiento, los falangista ahogaban y enmudecían la voz del pueblo libre. Terminaban con una de las mentes más adelantadas a su tiempo, cortaban de raíz las manos de un artista incomparable que había deslumbrado con su obra y deslumbraría en lo sucesivo, alrededor de todo el mundo. Por citar solo un ejemplo, el escritor y artista Antonio Fernández Molina, al descubrirlo, llevó sus obras hasta Nueva York.

El Ateneo Jaqués de nuevo se suma a la celebración popular conmemorativa de la II República. De esta manera, el sábado y después de disfrutar de un concierto-vermut organizado por los compañeros del Círculo Republicano “Galán y García” de Jaca (de 12,30 a 15’30 en Casino Unión Jaquesa), a las 19 horas se llevará a cabo el homenaje a Ramón Acín, en la librería Oroel, con la presentación del cómic “La bondad y la ira” (GP Ediciones 2016), un repaso por sus últimas horas de vida. Otra oportunidad para seguir reivindicando la memoria histórica y el recuerdo de un incansable luchador por la paz y la libertad del pueblo y uno de nuestros más incomparables artistas. Tomando una frase del propio Ramón Acín: “Se ha vuelto la oración por pasiva: Ahora les toca a ustedes”


Share:

0 comentarios