Recordamos la vista de Raúl Herrero

Raúl Herrero, en la presentación de la Librería General de Jaca, recitó poemas del libro "Sombra salamandra (poesía supersónica)" y poemas de otros autores como Eduardo Chicharro o Antonio Fernández Molina.


El pasado fin de semana, el Ateneo Jaqués organizó las últimas presentaciones literarias del año con Raúl Herrero y su último poemario "Sombra salamandra (poesía supersónica)" (Libros del Innombrable 2016). En los dos días consecutivos, se presentó el libro en Huesca, en la Librería Más de Libros y en Jaca, en la Librería General. Agradecemos a los dos establecimientos su colaboración, así como al autor Raúl Herrero y a la editorial Libros del Innombrable.

Momento de la presentación en Másdelibros, Huesca.
Diario del Alto Aragón se hizo eco de ambas presentaciones con este artículo donde resalta el humor postista del que Raúl Herrero hace gala en "Sombra salamandra". Podemos leerlo aquí: https://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasImprimir.aspx?Id=1033275

Francisco Ferrer Lerín, a quien Herrero dedica un poema en "Sombra salamandra", asistió a la presentación en Jaca.
Resulta necesario destacar que Raúl Herrero señaló, en ambas presentaciones, que "Sombra salamandra" es su poemario más postista. En él se da cita el habitual universo del autor (dislocación de la realidad, la unión de los contrarios, el caos, la escritura lúdica, el simbolismo, la mitología...), el humor, la ironía, pero también la denuncia, la critica y una visión más pesimista de la realidad, en algunos poemas del libro, si bien predomina la luz, el divertimento y el sarcasmo, en este vigésimo poemario de Raúl Herrero. La inclusión de la mitología popular y personal del autor (Javier Gurruchaga, Tip y Coll, Louis Armstrong, Harpo Marx, Dalí, Frankenstein...) se mezcla en este libro con la mitología más clásica, en una deliberada unión de lo culto con lo popular. Destacable también, el carácter familiar de la publicación. "Sombra salamandra (poesía supersónica)" está ilustrado por su hijo de cuatro años, Hermes Antonio Herrero Martín, que nos acompañó en la presentación de Jaca. El interés por el arte infantil radica en la pureza de lo iniciático, de aquello que no está contaminado por la experiencia y por tanto, forma parte de lo intuitivo.  El arte infantil ha estado presente, en diversas manifestaciones, a lo largo de la Historia. Es la manifestación artística que, en su faceta como pintor, más interesa a Raúl Herrero. Actualmente, en el Espacio METAmorfosis de Zaragoza, padre e hijo comparten espacio en la exposición "En la frontera", muestra colectiva del Ateneo Jaqués que podemos visitar a lo largo del mes de diciembre.
Raúl Herrero posa con su obra y la de su hijo Hermes, en la muestra colectiva del Ateneo Jaqués, "En la frontera", que podemos visitar durante el mes de diciembre en Espacio METAmorfosis de Zaragoza.

Además de este vínculo perteneciente al ámbito personal del autor, en el poemario también encontramos varios poemas dedicados a su esposa. De hecho, el libro cuenta con una parte central, que es el origen del libro y se titula "La sombra de la salamandra", que está compuesta por poemas líricos donde el autor expresa la fascinación del nuevo amor que se consolida a lo largo del tiempo, eso sí, con su siempre único y personal estilo.
El autor, con su hijo Hermes, ilustrador de "Sombra salamandra", en Librería General de Jaca
En Más de Libros (Huesca)
Desde París, Fernando Arrabal escribió este poema dedicado a su amigo Raúl Herrero:

… Raúl Herrero es también
editor. Y además un sabio. Y
un filósofo. Y un Job. Y un
viajero. Y un poeta. Y mil
cosas más. Y siempre con una
sonriente discreción.
Es tan notable que
todos intentamos ser como él.
Sin conseguirlo. Es un santo
laico. Un ‘patafísico pánico. Un
justo civil. Un anar-tranquilo.
Algunos tenemos la
inmensa felicidad y el
prestigioso honor de ser
publicados por él. Avecinando
los paraísos.
Es el más humano de
todos nosotros. Y
evidentemente mucho más
que yo.
Tiene el arte de
escuchar; de acariciar gatos
cuánticos; de hablar de
Spinoza y con ternura de
Wittgenstein. Conociendo las
causas descifra los
hermetismos. Deja pasar al
tiempo sin cuidarse de lo que
debe suceder. Por ello se
interesa por todo lo que es,
incluso y sobre todo, por lo in-
interesante.
Consigue arrancar
arcoíris a su existencia. Con
todas las velas desplegadas.
Su retiro y sus entregas nos
asombran.
Se pasea por la
eternidad en si bemol. Con
Rimbaud sin ombligo,
Hölderlin de la figuración o
Gödel sin visionarios.
Nos colma de
prodigios en silencio. Con su
lección de vida.
No me pidió nada. Ni a
mí ni a nadie. Nunca. Solo
sabe dar.


3-XI-2016 Fernando Arrabal


Podemos leer una reseña de "Sombra salamandra", escrita por Enrique Villagrasa: aquí


Raúl Herrero fotografiado en la Librería General de Jaca por Pedro Luis Pérez Palomar
Raúl Herrero terminó con un recital poético las dos presentaciones en tierras oscenses. Extraemos del recital en Jaca, el poema "Al zar vienes a hablar del azar":


Share:

0 comentarios