Tan valientes como poetas

Joaquín Carbonell en el salón rosa del Casino de Jaca impartió la charla "Lorca en Sudamérica"

Quiso la lluvia cumplir la predicción del poeta que confesaba atraer la tormenta a cada lugar que visitaba. Vestida de gala se presentó, sacudiendo los recuerdos de Lorca en Jaca y al día siguiente, acompañando a una guitarra española que ajustaba su horario al cuarto de hora bearnés, junto a los ecos de Brassens. Hay que ser muy valiente para sacar arena a tanta playa escribiendo canciones para tiempos adversos, hay que ser poeta para inventar la rosa que ensaya toda su belleza en mitad del carbón. Cruzando la frontera, de vuelta a casa, dejamos atrás otro posible hogar. Marchamos con el gesto del regreso en la guantera y un sabor de cariño en el paladar.

A este muchacho de Teruel (como él miso dice) cada vez le quiere más el norte. Llegó Carbonell a firmar libros y discos en la Librería General, histórico establecimiento jaqués donde pervive como en ningún otro el recuerdo a José Antonio Labordeta, entre otros. Allí fue recibido con entusiasmo por la recientemente incorporada librera, Helena Pérez y más tarde, por Pedro Luis Pérez Palomar y Concha Tovar. La ocasión fue aprovechada por Ricardo Grasa que realizó una entrevista para el Diario Altoaragón y otra para El Pirineo Aragonés. Cuando se cumplieron las ocho de la tarde, la lluvia ofreció una pequeña tregua que sirvió para acudir sin sobresaltos al Casino de Jaca, emplazado en la cercana calle Echegaray. Una vez allí, treinta personas llenaron el salón rosa para escuchar la conferencia "Lorca en Sudamérica" con la que Joaquin Carbonell contó su reciente experiencia en Argentina y Uruguay y la profunda huella que dejó el genio granadino durante su visita a estos países en 1933, año en el que, previamente, también visitaría Jaca con su compañía teatral "La Barraca". Repasó algunos de los lugares más "lorquianos" de Buenos Aires, como el hotel Castelar o el café Tortoni y refirió algunas construcciones que el poeta y dramaturgo andaluz visitó en la capital porteña, como el edificio Berolo y todas las claves que guarda su arquitectura sobre la "Divina comedia" de Dante. También habló, por supuesto, de Carlos Gardel, de Pablo Neruda, de Vicente Huidobro, del periodista Pablo Suero, de Jorge Luis Borges o del gran amigo y anfitrión de Lorca en Uruguay, Enrique Amorim, personajes reales que, de una u otra manera, también forman parte fundamental de la novela "Un tango para Federico". La charla, a la que también asistió Teresa Lacasta, Técnico de Cultura del Ayuntamiento de Jaca, se convirtió por momentos en una amistosa conversación, un cercano coloquio que contó con la participación del público y que el ponente concluyó, por petición del respetable, interpretando dos canciones de su último disco, "El carbón y la rosa": "El beso de un okupa" y "De Teruel no es cualquiera". La jornada tuvo como colofón una agradable cena en "El Serrablo" de la calle del Obispo.

Asistieron a la conferencia treinta personas
Previamente al encuentro en el Casino de Jaca, Carbonell firmó ejemplares de "Un tango para Federico" y el disco "El carbón y la rosa" en la Librería General, donde lo podemos encontrar actualmente. En la fotografía junto al periodista Ricardo Grasa.
El acto en la Médiathèque des Gaves de Oloron Sainte-Marie, acogió a treinta personas que asistieron a la presentación de "Un tango para Federico"

El día siguiente amaneció soleado en Jaca pero, a las diez de esa mañana de sábado, ya nos apresurábamos para dirigirnos a Francia donde, nada más pasar la geológica barrera del Pirineo, nos recibía gris y desplomado el contundente cielo bearnés en una lluvia torrencial. Arribábamos cerca de las once de la mañana a Oloron Sainte-Marie reconfortando nuestro ánimo con un café creme en el Café de La Poste, frente a Notre Dame. Seguidamente, degustamos un menú típico francés (en cuanto a contenido culinario y en cuanto a horario) en Le Bristol. Francamente excelente. A las 14:30 comenzaba el acto de presentación de "Un tango para Federico" en la Médiathèque des Gaves. Asistieron una treintena de personas, así como la radio local y algunas autoridades como el Presidente de la Communauté de Communes du Piemont Oloronais, Daniel Lacrampe. El acto, organizado por el Ateneo Jaqués en colaboración con la Communauté de communes (Pays d'Oloron et des Vallées du Ahut-Béarn),  fue presentado por la Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Olorón, Araceli Etchenique, a quien agradecemos su traducción casi simultánea de nuestras intervenciones así como la organización del evento. En la introducción explicamos el nacimiento del Ateneo Jaqués, sus raíces y la función de esta asociación pirenaica como agitadora cultural, remarcando su intencionalidad transfronteriza. Seguidamente, comenzó ya la presentación de la novela y tomó la palabra, casi por completo en Francés, Joaquin Carbonell explicando su trama y el proceso creativo, partiendo de la idea de un documental que no se llegó a materializar. Se destacó la "humanización" de García Lorca en "Un tango para Federico", la condición de francés de Carlos Gardel (nacido en Toulouse, Charles Gades) y la comparativa entre la España franquista y la dictadura de Videla, en contraposición a la libertad, representada en esta historia y materializada en la Jaca republicana que el dramaturgo y poeta granadino visitó. Tras la presentación, Carbonell interpretó varias canciones, comenzando con un clásico de George Brassens: "El gorila". Cantó también "¿Dónde se van?" de José Antonio Labordeta y escogió del repertorio propio "Pascual" y "El beso de un okupa". Añadió, por petición del público y como colofón, el tango "Garufa" y "Andaluces oliveros de Jaén" de su amigo Paco Ibáñez. Tras el improvisado concierto, firmó ejemplares de "Un tango para Federico", de su nuevo disco "El carbón y la rosa" y fue entrevistado para la radio de Olorón.

Foto de familia con algunos de los asistentes a la Médiathèque
Joaquin Carbonell con Jacques, un fan de Pau que con diez años le vio actuar en Canfranc
Supone este el primer acto (tercero en Francia) que el Ateneo Jaqués organiza en Oloron Sainte-Marie, ciudad hermanada con Jaca y deseamos que sea el comienzo de un fructífero intercambio cultural que resulta hoy más necesario que nunca. Haber podido llevar a cabo esta actividad ha sido posible gracias al apoyo recibido por Araceli Etchenique. También agradecemos el excelente recibimiento de los trabajadores de la Médiathèque des Gaves, un edificio espectacular, de una estética incomparable, emplazado en un entorno privilegiado como es la confluencia de los ríos Aspe y Ossau que atraviesan y embellecen la población de Olorón. También era esta la primera ocasión que Joaquin Carbonell actuaba y presentaba un libro en la población aquitana y probablemente regrese pronto para ofrecer alguno de sus conciertos. De hecho, en el mes de junio, regresará a Francia, esta vez a Pau, para cantar junto a su grupo "Los 3 Norteamericanos".
En resumen, dos jornadas intensas, fructíferas y muy agradables para el Ateneo Jaqués, en Jaca y en Olorón, de nuevo en compañía de nuestro amigo Joaquín Carbonell cuyo último trabajo discográfico, "El carbón y la rosa", degustamos día a día. Dice Joaquín que tardó nueve años en crear este disco. Desde luego, ha merecido la pena con creces la espera. Probablemente estamos ante su trabajo más redondo, más genial, desde aquel primer "Con la ayuda de todos". En este último disco, Joaquín expone su personal patrimonio cultural, tan variado como bien seleccionado, como él mismo dice, que encuentra sus raíces en las canciones que escuchaba en la radio, en los años sesenta. De esta manera, encontramos bolero, vals, ranchera, rumba, blues, rock and roll doo-wap (oldie), baladas o sonidos de Cabo Verde que resultan un brillante, pegadizo y armonioso vehículo para unas letras de certeros versos rotundos que dejan huella en el oyente, . Un disco perfecto para estos tiempos donde, como dice Joaquín, "lo más valiente es ser poeta, para decir te quiero sin avales".
Carbonell atendiendo a la radio de Olorón junto a Araceli Etchenique
Carbonell interpretando "El beso de un okupa" en el salón rosa del Casino de Jaca

Share:

0 comentarios