Recuerdo a Antonio Fernández Molina en Alagón


El Centro Cívico "Antonio Fernández Molina" de Alagón (Zaragoza), situado en el número 8 de la calle Damas, acogerá esta tarde, a las 19 horas, un homenaje a Antonio Fernández Molina, organizado por Libros del Innombrable y Ateneo Jaqués en colaboración con el consistorio alagonés. En el acto participará también Ester Fernández, hija del escrito y artista alcazareño. Recordemos que en 2015 Libros del Innombrable y Ateneo Jaqués rindieron homenaje a A.F. Molina en Jaca con motivo de la feria del libro. 

Fotografía de Antonio Fernández Molina que aparece en el número 2 de "El eco de los libres"
Durante el acto en Alagón se proyectará el documental "Antonio Fernández Molina, un poeta incómodo" (Luis Vidal y Ester Fernández). Posteriormente se presentará el segundo número de El eco de los libres y el libro "Hablando de A.F. Molina" concluyendo con una lectura de poemas y relatos del autor. La presencia de Molina en el dosier sobre el Postismo de El eco de los libres es constante, apareciendo su nombre, prácticamente, en todos los artículos, como uno de los artistas plásticos y poetas referentes de este movimiento estético literario. Recuperamos a continuación fragmentos del dosier sobre Antonio Fernández Molina


"A mediados de los años 90 del pasado siglo supe del Postismo por medio de Antonio Fernández Molina, maestro y portón a bastantes de las materias que ahora me apasionan, me obsesionan, sobre las que gravita, a menudo, mi trabajo como editor y autor; en las que mi vida se zambulle cual puerco en lodazal [...] En las tardes de poesía y verdad, en las que me zambullí con Fernández Molina en la historia del Postismo, los libros brotaban de las paredes y de los travesaños cual enredaderas casi cósmicas que nos elevaban del suelo varios palmos. En la casa del poeta y pintor, en la calle Zurita de Zaragoza, Josefa Echevarría, la esposa del artista, nos administraba abundantes dosis de malta para evitar que desfalleciéramos en nuestros trabajos postistas, pánicos, catecúmenos y cuasi místicos. De pronto, una tarde de verano, al abrigo de plataneros sin zapatos, bajo la atenta mirada de una centuria de caballos plásticos y enanos, Molina desapareció en la marea del pasillo para tornar a la sala con un grueso volumen en sus brazos de atlante; volumen al que obligó a desmayarse sobre la ovalada y robusta mesa de madera que presidía la estancia. Aquellos ojos míos de 1995 despertaron, en ese momento definitivo, al esencial Diccionario de Ismos, de Juan Eduardo Cirlot [...] " (Raúl Herrero)


"Fernández Molina me animó para que me dedicara más intensamente la pintura. Él también pintaba y me propuso hacer una exposición conjunta en las Galerías Costa de Palma de Mallorca. Fue en 1968 y luego volvimos a exponer en el 69 y otra vez en el 70. El crítico de arte de la revista Destino, Juan Bonet, padre de la cantante, decía “son dos escritores que pintan”. (Antonio Beneyto)

"Antonio Fernández Molina (Alcázar de San Juan, 1927) entró en contacto con los postistas en 1949 y quedó impregnado de sus virtualidades iniciáticas. Su obra narrativa ejemplifica de modo excepcional esa actitud con la que, a partir del estímulo postista, ha ido edificando dialécticamente una cosmovisión personal y deslumbrante. Sobre sus resultados dejó escrito Sender en La cisterna de Chichén-ltza: «Lo propio de Antonio Fernández Molina es la genialidad. De lo contrario no valdría la pena hablar de él» [...]El propio Arrabal había reaccionado ya de un modo parecido, al escribir en 1966, con motivo de la aparición de la novela, que «Antonio Fernández Molina acaba de escribir un libro fascinante, húmedo, competente, que marca una fecha: Solo de trompeta. En la oscuridad siento correr entre mis piernas una babosa. Adivino que es blanca y que se llama permanencia»" (José Luis Calvo Carilla)

"Antonio Fernández Molina fue uno de los amigos fundacionales de la OPI y del espíritu rebelde insólito-creativo de la posguerra. Tenía una vasta cultura, había convivido con todos los postistas, pintaba y escribía con mirada nueva, con estados de ánimo cambiantes y siempre con elegante presencia y sombrero" (Emilio Gastón)

Share:

0 comentarios