Un día de enero se adelantó el tiempo hasta su límite

Emlio Gastón por Pedro Sagasta.
"Un día de enero, Emilio ha propuesto adelantar el tiempo hasta su límite. 
Ha cortado la última hoja en su almanaque y desde una distancia insalvable, 
su blanca y franca sonrisa de cierzo 
nos ha abrazado por última vez. 
No sabía Emilio que, al partir, 
nos dejaba a todos huérfanos. 

Ahora ya transita sus profundos menesteres siderales. 
Doblega los planetas como los hierros de su despacho,
remonta sus tiernas montañas
 y el tiempo, aquí en su ciudad, 
se ha desteñido sin sus pasos".


El brochazo feroz del tiempo, precisamente ese del que ha escapado Emilio, nos ha arrebatado a un hombre brillante, una voz de esperanza que, en mitad del hastío generalizado, llenaba de luz el cotidiano tedioso, aunque solo fuera con su presencia, con aquella sempiterna y franca sonrisa con que nos abrazaba. Emilio Gastón será recordado en su faceta política. Primer Justicia de Aragón de la democracia, fundador del Partido Socialista Aragonés, antifranquista, rebelde, utópico; sobre todas las cosas, un hombre justo, siempre al lado de los desfavorecidos, como se recuerda por ejemplo en Artieda, con una escultura que simboliza su firme oposición al recrecimiento de Yesa. Ejemplos como este, hay cientos. Personas anónimas que, en su úlima esperanza, acudían a él encontrando el cobijo y apoyo legal necesario para solucionar sus problemas. No es extraño encontrar testimonios y anécdotas que nos remitan a esa etapa como Justicia de Aragón, cargo en el que dejó huella de manera especial. Pero Emilio tambien será recordado también como poeta. Y resulta necesario destacar esta faceta en su biografía. Ha sido una de las voces más sobresalientes, influyentes y fundamentales de la última poesía aragonesa, heredero de un Miguel Labordeta que, como él mismo decía, debe ser siempre reivindicado. Por ello, no es extraño que esta breve despedida comience con un poema. Un poema basado en un texto suyo, inédito, que amablemente cedió para la revista del Ateneo Jaqués, "El eco de los libres". Aquel texto se titulaba "El adelantador de los tiempos", fue escrito en 2017 y leído hoy, resulta premonitorio. Su colaboración en este segundo número de la revista resultó especialmente fundamental, pues una febril entrevista, que tuve ocasión de hacer en su casa de Zaragoza, es el broche final al dossier dedicado al Postismo.  Emilio mostró siempre su apoyo incondicional a la cultura. Unas veces, impulsando estos proyectos, otras apoyándolos con su presencia. Desde el Ateneo Jaqués queremos recordar cómo nos tendió la mano desde el comienzo. Percibímos su amistad, su franqueza, su honestidad, la limpieza de su mirada y su enorme calidad humana. En su carta de despedida, Rolde de Estudios Aragoneses, culmina: "una persona esencialmente buena, a la que se va a echar de menos". Creo que todos recordaremos a Emilio como un hombre de inmensa bondad. 

Durante la Feria del Libro del pasado verano en Hecho, tras tomar un café en su casa, disfrutar de toda su esencia en aquella buhardilla abarrotada de objetos curiosos, decorada con retazos de recuerdos entre sílabas de Esperanto, la amabilidad y calidez de su mujer, Mari Carmen Gascón, hicieron de aquella una tarde inolvidable. Sin duda, quedaron pendientes numerosos proyectos que escudriñamos junto a los editores Reyes y David entre aquellas vetustas y regias paredes, refugiados en una cadiera casi ancestral, pero el recuerdo de aquella jornada resulta hoy imborrable. Más tarde, ya en la misma feria, Emilio reía y lloraba de emoción a un tiempo, al escuchar los textos en aragonés de Anchel Conte, cantados por Kike Ubieto. Este es el último recuerdo que tengo de Emilio Gastón. Así era él. Transparente. No podía ocultar sus sentimientos ni su amor a la cultura, a Aragón y a su lengua. Javier Lambán decretó un día de luto oficial y a través de un tuit, declaraba su profundo dolor por la muerte de "un símbolo de Aragón". Es hora de recordarlo. Igual que él reivindicó a Miguel Labordeta como poeta, también será necesario subrayar la poesía como ingrediente fundamental en la biografía de Emilio Gastón. 

Marcos Callau

Publicado en "El Pirineo Aragonés", el 26 de enero de 2018

Fragmento del artículo aparecido en "El Pirineo Aragonés"

Share:

0 comentarios